Amplíe su mercado creando una tienda en línea

Es muy común escuchar que el internet se ha convertido en una extensión de nuestro ambiente social. Las personas se familiarizan, cada vez más, con sus comodidades sin importar la edad, sexo o región donde viva. Así que usualmente quieren ver productos, consultar precios y hacer comparaciones en línea, es allí donde están los posibles compradores.

El objetivo en su empresa, a fin de conseguir la prosperidad que busca, debe ser siempre estar donde está el cliente, entender qué le gusta, lo que le disgusta y cómo preferiría obtenerlo. Todo esto le facilita su camino a convertirse en una lovemark, el término acuñado por Kevin Roberts, que se refiere a las marcas que sobresalen sobre las otras, por el peso emocional que tienen sobre los consumidores.

Para lograr esta atadura con los usuarios, es necesario no solo ser como ellos, sino también transitar los sitios que ellos transitan y volverse tan habitual para todos, que sencillamente su conexión sea casi tan íntima como la que tienen con la panadería de la esquina, la que conoce su pedido de todos los días y que sabe a qué hora llega cada cliente cotidiano.

Es allí donde le sacamos provecho a las tiendas en virtuales. Es un negocio que está atento las 24 horas del día a las demandas o preguntas de cada usuario sin interrupciones y con la disposición de tiempo que se adapte a su estilo de vida.

Enfocar nuestro empeño en las áreas correctas. Convertirse en algo cotidiano para los usuarios le permite ver qué productos son preferidos por la audiencia y cuáles no, con el fin de agilizar el movimiento creativo. Además, utilizando esta misma ecuación, podremos darnos cuenta de qué publicidades llegan más a los consumidores atraídos por nuestra marca y concentrarnos en mejorar la cercanía.

Otro gran beneficio por el cual dar crédito a las tiendas virtuales es el bajo costo de inversión; no necesitará pago de alquiler, salarios, gastos de infraestructura o papeleo y, con una buena gerencia de medios, llega a muchísima más audiencia que una tienda física.

Las tiendas en línea son una manera sencilla de expandir su radar de mercado, pero es importante que tenga en cuenta los errores más comunes a la hora de lanzar la suya propia: No colocar alguna forma de contacto, no publicar suficientes fotos de los productos, no responder a los consumidores.

Nos encantan las visitas, pero ¿Qué pasa con las compras? Una buena tienda virtual debe contar con una forma de pago sencilla y clara, en la que el usuario no tenga que hacer maromas impensables a la hora de generar una compra; para ello, facilidades como pagos con tarjetas de crédito son jugosas para quienes estén interesados en los productos.

Evitando este tipo de fallas y tratando de ampliar su alcance de ventas usted podría tener una tienda virtual exitosa. El truco está en generar visitas con la correcta publicidad y prestar una excelente atención al cliente. Una gran forma de ser el foco en los ojos del usuario está en personalizar el sitio y los productos. Muchos dueños de tiendas online crean blogs complementarios para lograr cercanía con la audiencia.