Las mejores maneras de cobrar el dinero a tus amigos

El dinero tiene un poder extraordinario. Sin duda alguna, el dinero puede hacer muchísimas cosas como: comprar una casa, pagar unas vacaciones paradisíacas, adquirir un teléfono móvil, entre otros. Sin embargo, es un arma de doble filo que muy fácilmente puede destruir hasta los escombros. Por ejemplo, cuando el dinero abunda, también abundan los “amigos” que están contigo por conveniencia e interés.

Por otro lado, el arma más letal y eficaz para destruir una relación o amistad también pudiera ser el dinero. En ocasiones habrá personas, en este caso, familiares o amistades, que pedirán un préstamo porque atraviesan determinada circunstancia y si como buena persona que eres accedes a prestárselo, te estás exponiendo a que ese capital no regrese a tu cuenta rahaa heti. Es aquí cuando ocurren los problemas y el dinero se convierte en el catalizador de una riña que apunta a la destrucción de una amistad o relación.

Hay un dicho que dice, “presta solo la cantidad de dinero que estás dispuesto a perder”. Estas palabras tienen más significado cuando le prestas dinero a la familia o a los amigos. Se podría pensar que estas personas retornarán el dinero a la brevedad o, al menos, en el tiempo estipulado porque quieren ser responsables en primer lugar y preservar la relación. Lamentablemente, no siempre es así y tener que cobrar en repetidas ocasiones siempre se vuelve algo penoso e incómodo. Presta atención a estos consejos si estás en esta situación y no quieres afectar la relación:

Recordatorio amable

A veces pasa que las personas, por la vida tan ocupada que pudieran llevar, olvidan que te deben, especialmente si no es una gran cantidad. En este caso, un simple recordatorio funcionará siempre y cuando se utilice un lenguaje amable. Puede ser tan sencillo como recordarles la deuda y preguntarles cuándo pueden pagarla, por alfalainaa.fi ejemplo: “¿te acuerdas del dinero que te presté hace unas semanas? ¿Cuándo podrías reponerlo?”

Recuérdale para qué usó el dinero prestado

Cuando vamos a pedir dinero prestado, es muy común contarle a la persona con qué fin vamos a utilizar el dinero. Lo hacemos para crear un vínculo y tener más posibilidades de obtener el préstamo. Pues, este mismo principio funciona al momento de cobrar. Por ejemplo, si la persona necesitaba el dinero para pagar la cuota del vehículo, le puedes preguntar cómo está funcionando su coche. De seguro le recordará automáticamente la deuda que tiene contigo.

Él paga la siguiente cuenta

Esta es una estrategia bien inteligente si se trata de una pequeña deuda. La próxima vez que se reúnan pídele que pague tu pedido, así podrás deducirlo de la deuda. Además, es una técnica que también funciona como recordatorio de que te debe dinero.

Pídeles que te ayuden

Cuando tu amigo o familiar necesitó de tu ayuda, tú diligentemente lo socorriste. Ahora serás tú quien necesite de su ayuda y que hagan un favor por ti también. Por cualquier razón necesitas dinero, así que cuéntaselo a tu amigo y pídele que te ayude. La mejor manera que tiene de hacerlo es regresando el dinero que te debe.

Como dije al principio, lo mejor es prestar el dinero que estás dispuesto a perder, y si esa persona que es muy importante para ti te queda mal, pues vale mucho más la amistad que el dinero.